martes, 20 de septiembre de 2016

Mitos de tu peque y su inteligencia


Existen muchos mitos que rodean a tu bebé en cuanto a su inteligencia. Desde que nacen hasta que cumplen un año el desarrollo del cerebro de tu peque es muy importante y decisivo para su futuro pero no por esto debes hacer caso a todo lo que se dice al respecto.

A continuación enlistamos algunos mitos que puedes descartar de tu lista de preocupaciones como mamá o papá primerizo.

1. El embarazo afecta al desarrollo intelectual de tu bebé: Esto es verdadero, es necesario que el vientre de mamá tenga el mejor ambiente para el desarrollo del bebé, todas las decisiones tomadas en esta etapa afectarán de manera positiva o negativa al bebé.

2. El cerebro de los bebé crece sin interrupciones: Falso, de hecho el cerebro crece por partes ya que las conexiones que se van estableciendo se hacen de forma secuencial, una después de la otra. El crecimiento del cerebro de un bebé se realiza por etapas coincidiendo con las fases de su desarrollo cognitivo. 

3. Las niñas son más inteligentes que los niños: Completamente falso, no hay diferencias entre la inteligencia de los sexos. La realidad es que las niñas pueden destacar en determinadas habilidades y los niños en otras pero esto no los hace más o menos inteligentes a ninguno de los dos.
4. Un niño será inteligente si sus padres lo son: Falso, aunque es cierto que la inteligencia de un bebé es en parte determinada por su herencia genética, si un niño posee una inteligencia genéticamente superior pero no recibe los estímulos adecuados o no se desarrolla en un ambiente óptimo para su desarrollo, esta inteligencia irá más allá.

5. Conforme un bebé cumple años su cerebro es más activo: Falso, el cerebro de tu peque es más activo que el de un adulto, sobre todo en su primer año de vida. Aunque el cerebro de papá o mamá sea más “sabio” por las experiencias que ya vivieron, la actividad cerebral de un bebé es mayor.

martes, 13 de septiembre de 2016

Tu perrito es como un niño pequeño





Hace poco se realizó un estudio en donde se descubrió que un perro tiene habilidades sociales muy parecidas a las de un niño peque de entre seis meses y dos años, claro, así como los seres humanos hay algunos perros que son más activos de que otros.

En este estudio se llegó a la conclusión de que lo perros captan las palabras que decimos y muchas veces comprenden la intención que tenemos al comunicarnos con ellos.

Esta investigación puede ayudarnos a entender porque existen algunas personas que tratan a sus mascotas como si fueran sus hijos, el hecho de que estos compañeros peludos tengan la capacidad de entender algunos comandos como niños pequeños hace que el ser humano se sienta más identificado con ellos y viceversa.

Como ya lo habíamos platicado, el comportamiento sociocognitivo de los perros es muy parecido al de un niño de entre 6 meses y dos años así que el utilizar señales sencillas para dar a entender diferentes órdenes o mensajes es un gran método para enseñarle al perrito de la casa reglas básicas de comportamiento ya que así como los bebés, son sensibles a las señales que indican intención comunicativa.

Estas señales pueden ser verbales o visuales para tu mascota aunque aún no se tiene del todo claro si los perros utilizan las mismas secciones del cerebro para procesar dichas señales.
Los perros son más propensos a prestar atención y fijarse en diferentes objetos cuando la persona que se dirige a ellos expresa con claridad cuál es la intención que tiene al comunicarse.
Aunque aún falta mucho para descifrar por completo el comportamiento de estos bonitos animalitos, es un buen inicio el saber que tu perrito y tu peque se pueden identificar de diferentes formas, haciendo de su relación una más fuerte y duradera. 

martes, 6 de septiembre de 2016

El gusto de tu bebé




Cuando tu bebé es un recién nacido el sentido que más desarrollado está y que más se agudiza al nacer es el del gusto. Dentro del útero materno puede escuchar los sonidos pero no por completo, ve a una distancia muy corta y su sentido del tacto y el olfato no han evolucionado pero el sentido del gusto se desarrolla desde el periodo prenatal.

Las papilas gustativas de tu peque aparecen en la octava semana de gestación y cuando empieza a tragar líquido amniótico sus receptores del gusto se estimulan, esto sucede alrededor de la semana 12 de gestación.

El líquido amniótico que tu bebé toma a lo largo del embarazo va cambiando su composición y hasta la semana 17 es producido por mamá y está compuesto por proteínas, carbohidratos, lípidos y fosfolípidos, urea y electrolitos pero ya al final del embarazo la mayor parte del líquido amniótico esta compuesto por orina fetal.

Debes de tomar en cuenta que mucho de lo que comes llega a este líquido por lo que tu bebé empieza a tener diferentes experiencias gustativas y de hecho desarrolla determinadas preferencias por ciertos alimentos desde antes de nacer.

Si te fijas muy bien podrás notar que a partir del tercer trimestre de gestación ya puedes observar cómo tu peque reacciona con su carita antes sabores amargos y cómo muestra un gusto especial por lo dulce.

Cuando los niños tienen una preferencia por los sabores dulces se puede decir que es un “sabor de seguridad” ya que desde el vientre relacionan lo dulce con reacciones positivas.
Desde el momento que nace, tu bebé continúa teniendo numerosas experiencias con los sabores, esto a través de la leche materna. Como pasa con el vientre, la leche materna tiene una tremenda influencia en las preferencias gustativas del recién nacido y todo esto es influenciado por la alimentación de mamá.

A partir de los seis meses tu peque comienza a probar nuevos alimentos y ahí es cuando el abanico de sabores se abre para él. Los expertos recomiendan ofrecerle una amplia variedad de texturas y sabores para que poco a poco el niño pueda experimentar por si mismo.
Haz todo lo posible para que la hora de comer sea una experiencia agradable y divertida, elige alimentos con texturas diferentes y córtale pedacitos de alimentos nuevos para que los pueda probar con sus propias manos.

Si vas a presentarle un alimento nuevo, una buena estrategia es hacerlo junto a un sabor que tu peque ya acepta y así podrá aprender a comparar y saber si esos alimentos le gustan combinados o por separado.

No te preocupes si tu peque demuestra un poco de miedo a probar alimentos nuevos, esta condición es llamada “neofobia”, aparece entre los 18 y 24 meses pero la mayoría de las veces los niños la superan con el tiempo, lo único que necesitan los papás en esta situación es paciencia.

martes, 30 de agosto de 2016

Las infecciones más frecuentes en el primer año de tu bebé

Durante el primer año de tu bebé es muy importante que tengas el teléfono de su pediatra siempre a la mano ya que las enfermedades en los peques son muy frecuentes y en ocasiones, peligrosas. En BioBaby te recomendamos siempre aclarar tus dudas con tu médico, recuerda que ninguna pregunta es tonta cuando cuidas a tu bebé.

En esta ocasión queremos compartir contigo las infecciones más frecuentes en el primer año de tu bebé.

1. Infecciones de orina: Estas deben de ser descartadas en un bebé de menos de uno o dos años con fiebre. Se realiza una tira reactiva y un cultivo de orina para iniciar el tratamiento antibiótico.

2. Otitis: Es una infección muy común generalmente bacteriana que a veces aparece como complicación de un catarro. Tu bebé se puede despertar llorando y no tendrá ganas de comer porque le duele el oído. En el primer año del bebé hay que tratarla con antibióticos. 

3. Gastroenteritis: Generalmente es viral y no necesita de un tratamiento en específico, sólo hay que mantener al bebé constantemente hidratado y darle suero de rehidratación oral. Puede ser que el peque vomite o tenga diarrea.

4. Infecciones respiratorias: Es una enfermedad frecuente pero leve, suele afectar las vías altas del bebé, se presentan como catarros. Puede ser que tu peque esté incómodo por congestión nasal o tos y que coma menos pero esto se mejora con lavados nasales y humedad ambiental. Cuando las infecciones afectan las vías respiratorias bajas entonces puede tratarse de una enfermedad más seria como bronquiolitis o neumonía. Si este es el caso es importante llevar al peque al hospital para que tenga un cuidado más controlado, no hay nada de que preocuparse ya que en el hospital tu bebé tendrá un mejor cuidado para sanar más rápido.

5. Infecciones en la piel: Por lo general estas infecciones requieren de tratamiento antibiótico (oral o tópico según el caso). Algunas de estas infecciones cutáneas son exantemáticas, es decir que vemos una erupción en la piel del bebé, estas son la varicela, el sarampión, la rubeola, la urticaria infecciosa entre otras. Todas estas infecciones son causadas por un virus y si llegan a requerir antibióticos es por alguna complicación. 


martes, 23 de agosto de 2016

Los abuelitos en la familia

Este mes celebramos a los abuelitos, por eso en BioBaby quisimos escribir sobre el papel tan importante que tienen en la familia.

Aunque a veces los abuelos y los papás pueden tener opiniones muy diferentes de cómo se debe educar a los niños, es una realidad que todos tienen el mismo objetivo en mente y es el bienestar de los peques. 

Muchas veces los abuelos, por su experiencia, no están de acuerdo con las ideas de sus hijos sobre cómo educar a los niños, la manera correcta de poner límites o cómo debe de ser el comportamientos de los peques en determinados momentos. 

Es importante que como mami o papi no te desesperes, recuerda cómo eran tus abuelos contigo, la forma en la que te consentían y como, casi siempre, eran tus defensores ante los regaños de tus papás. 

La presencia de los abuelos en la vida de tus peques es alentador en todos los sentidos, sabemos que no todo es perfecto pero los abuelitos representan mucho papeles muy importantes en la dinámica familiar.

Ayudan a la educación de tus niños, puede se que interfieran un poco pero en realidad es que cuando hay un desacuerdo fuerte entre tú y tus peques, los abuelos son los que se encargan de calmar a ambas partes.

Los abuelitos casi siempre están disponibles para cuidar a los niños cuando papá y mamá no pueden. Esto es una gran ventaja para los niños y para sus abuelos, los niños estarán a salvo con alguien que los quiere y busca su bienestar y para los abuelos es una gran manera de sentirse útiles, más valorados y considerados.

Si papá y mamá trabajan, los abuelos pueden contribuir con el equilibrio de tiempo en casa, pueden pasar por los peques a la escuela y estar con ellos para que tú puedas regresar con tranquilidad al trabajo sabiendo que tus niños están en casa a salvo. 

Tener la sabiduría de un abuelo en la familia es uno de los tesoros más grandes. ¿Recuerdas cómo disfrutabas las historias que tus abuelos te contaban de tus papás? Ahora imagina todo lo que tus papás le pueden contar a tus hijos, todas las locuras y travesuras que hacías, esto ayudará al desarrollo psicológico de tus peques, saber que papá o mamá también fueron niños una vez los ayudará a verte con otros ojos, a admirarte y a querer ser como tú de grande.

Sabemos que los papeles de papás y abuelos son muy diferentes en la vida de un niño, pero ambas partes son muy importantes para que tu peque crezca con valores fuertes, recuerdos divertidos y sentimientos hermosos como el amor y la felicidad. 

¡Felicidades a todos los abuelitos! Y gracias por haber hecho tanto por todos los niños que quisieron y cuidaron. 

martes, 16 de agosto de 2016

Cuida tus pechos durante el embarazo

El embarazo es la etapa en la que los pechos de mamá experimentan uno de los mejores momentos de su existencia. Algunas mamás se sienten mucho mejor con su apariencia en esta etapa pero todo lo que sube, tiene que bajar, por eso en BioBaby queremos darles unos consejos que les ayudarán a preparar su cuerpo para la maternidad y la lactancia.

Durante el embarazo y sobre todo durante la lactancia debes de usar un sujetador adecuado, tiene que tener buena sujeción en la espalda y evita las varillas a toda costa. Esto permitirá que el tejido de tu pecho no se dilate tanto. Mientras dure la lactancia te recomendamos usar el sostén de día como de noche  y usar protectores de lactancia para que no mojes tu ropa cuando suba la leche.

Como tu pecho va a crecer en esta etapa, es muy importante que camines derecha, esto te ayudará a evitar los dolores de espalda y a mantener una posición correcta durante la lactancia. Siempre que notes que estás encorvada, recuerda a tu mamá cuando eras pequeña y te decía “¡derechita!”.

Evita los jabones agresivos y las cremas y perfumes con olor ya que estos pueden alterar la lactancia.

También puedes hacer ejercicios que fortalezcan los músculos que sostienen el pecho. Puedes apretar las palmas de las manos, hacer girar tus brazos extendidos o puedes hacer flexiones. Te recomendamos hacer estos ejercicios cuando tu bebé acabe de comer para que tu pecho este más vacío.

Cuando el periodo de lactancia haya terminado puedes empezar a practicar natación o gimnasia para fortalecer más rápido tus pechos.

Durante la lactancia tus pechos se harán más pequeños, incluso puedes llegar a perder una talla con respecto a antes del embarazo pero no te desanimes por como lucen, aunque es verdad que habrán perdido un poco de firmeza por las tensiones y distensiones del tejido mamario, los ejercicios que te recomendamos te serán de gran ayuda para poco a poco recuperar la forma que tus pechos tenían.

No olvides que todos los cuerpos son diferentes, por lo mismo los embarazos, la lactancia y la manera en que tu cuerpo regresa a su estado natural también. No te compares con otras mamis, la realidad es que todas pasaron por los mismos cambios de diferente forma.

En los meses que siguen podrás recuperar, en su mayoría, el volumen que tenías y aunque tu pecho será diferente durante la mayoría de la maternidad, la clave es verte como una mamá que paso por muchos cambio y ahora tiene a unos peques muy divertidos y sanos. 


martes, 9 de agosto de 2016

Consejos para combatir la obesidad infantil

Actualmente los alimentos que venden en los súper mercados y que más atraen a los peques de la casa están hecho con conservadores y químicos que no son lo más saludable para ellos.

El tema de la obesidad infantil suele preocupar más a los papás ya que la salud de sus peques está en peligro. Si has notado que tu peque está llegando al sobrepeso, es momento de actuar inculcando hábitos de vida y alimentación saludables.

En BioBaby queremos compartir contigo algunos consejos para que tú y tu peque vivan una vida más feliz y saludable.

• Se el ejemplo de tus niños: Para que tus hijos lleven una vida más saludable tu debes de ser e ejemplo, si es necesario cambia tus hábitos para asegurarte que tus hijos estén más sanos que nunca. Si los niños ven a sus papás como personas inactivas y que comen mal entonces eso es lo que harán. Hay que dar un buen ejemplo, para lograrlo pueden salir a hacer ejercicio en familia o decidir juntos qué es lo que van a comer en la semana.

• Adopta hábitos alimenticios saludables: Tener una dieta equilibrada en casa es muy importante ya que es la base de una buena alimentación. Asegúrate de que tus peques tengan una dieta equilibrada, cuando lleven almuerzo a la escuela intenta que sea algo saludable que les de la energía necesaria para desempeñarse bien en el día.

• Eviten el sedentarismo: Es muy bien sabido que la inactividad lleva al sobrepeso. Si tus peques ven mucho la televisión, te recomendamos hacer que elijan un programa de televisión y ya, el tiempo libre que tengan en la tarde lo pueden ocupar haciendo alguna actividad física que los llene de felicidad y energía.

• Realizar actividad física: Los expertos recomiendan que los niños tengan al menos 20 minutos de actividad física de 2 a 3 veces por semana para potenciar su flexibilidad y fuerza.

• Compartan la mesa familiar: Cuando papá y mamá son los ejemplos a seguir en casa, es importante que los peques vean que sus papis comen bien y saludable. El compartir la mesa familiar es una gran oportunidad para que los niños empiecen a crear hábitos alimenticios saludables.